Enero 2007 Archivo

Dialogos en La Paz

Lunes, Enero 29, 2007

1.Avenida Mariscal Santa Cruz

¡Señor! ¿ qué son las sirenas…, quien va en ese auto?

¡Quien mas, El indio de mierda!

¿ Evo ?

¡ese mismo!

Ahhh…. entiendo, claro.

Sueños Americanos

Sábado, Enero 13, 2007

(B)dice:
hola

(manuch) dice:
hola (B)
(B)dice:
la Universidad de Minnesota no deja de impresionarme con lo absurdo que son sus decisiones
(B)dice:
*absurdas

(manuch) dice:
que hizo ?
(B)dice:
me cobraron intuición para no residentes de Minnesota
(B)dice:
como si todavía viviera en Dakota del Sur

(manuch) dice:
auchh
(manuch) dice:
pq ??
(B)dice:
me están cobrando más de 10 000 $ por mis dos clases
(B)dice:
NO SÉ
(B)dice:
pero yo no tengo diez mil dólares
(B)dice:
voy a tener que dejar mis clases

(manuch) dice:
que idiotez
(manuch) dice:
si fueras residente
(manuch) dice:
cuanto sería ?
(B)dice:
2500 $

(manuch) dice:
que mal
(B)dice:
yo sí soy residente de Minnesota
(B)dice:
trabajo aquí, pago mis impuestos aquí
(B)dice:
llevo más de un año viviendo en Minnesota

(manuch) dice:
mmm no entiendo pq cobran TANTOOO dinero
(manuch) dice:
2 clases ??
(manuch) dice:
son 5mil cada una
(B)dice:
así son las universidades en EEUU
(B)dice:
el total que me están cobrando es 10,519,97 $

(manuch) dice:
shit, y no analizan que no ganas tanto dinero
(manuch) dice:
para poder pagar todo eso ?
(B)dice:
así son las universidades en EEUU
(B)dice:
tienes que ser residente del estado en que estudias

(manuch) dice:
no podrías obtar por una beca ?
(B)dice:
no ya es muy tarde para eso
(B)dice:
voy a tener que dejar las clases…
(B)dice:
no me gusta tener que prolongar mis estudios tanto, necesito estimulación intelectual y quiero estudiar
(B)dice:
me frustra y me pone muy triste

(manuch) dice:
entiendo, no sé que decirte
(manuch) dice:
me parece triste
(manuch) dice:
creo que jamás pagarías tanto por estudiar aquí
(B)dice:
bueno tenés la suerte de no haber nacido en este maldito país

(manuch) dice:
a veces
(B)dice:
en que sólo los ricos pueden ir a la universidad o al hospital
(B)dice:
y los pobres los mandan a la guerra a matar a extranjeros
(B)dice:
y cada vez hay menos gente de clase media aquí
(B)dice:
la diferencia es muy destacante
(B)dice:
en Mineápolis es así: cuanto más lejos de un lago vives, más pobre eres
(B)dice:
yo tengo la suerte de poder vivir cerca de un lago en un barrio seguro

(manuch) dice:
aja
(B)dice:
porque por suerte encontré un apartamento no muy caro aquí
(B)dice:
pero lejos de los lagos toda la gente es muy muy pobre

(manuch) dice:
son latinos ?
(B)dice:
y casi todos son latinos
(B)dice:
o africanos
(B)dice:
somalíes

(manuch) dice:
mm..
(B)dice:
y afroamericanos
(B)dice:
en el norte de Mineápolis casi toda la gente es afroamericana

(manuch) dice:
en que trabajan ?
(B)dice:
los latinos?
(B)dice:
no sé
(B)dice:
retail, fast food?

(manuch) dice:
mmm
(B)dice:
yo no tengo idea
(B)dice:
bueno no es que todos los latinos sean pobres aquí
(B)dice:
pero los de clase media por lo general viven en los suburbios

(manuch) dice:
no serán muchos
(B)dice:
no sé pero no me gusta nada este maldito país
(B)dice:
quiero irme a vivir a otro país
(B)dice:
para estudiar

En su oscuridad

Miércoles, Enero 10, 2007

Para Daniela.
Para Luis.

Original Sinsuality

There was a garden
in the beginning
Before the fall
Before Genesis

There was a tree there
A tree of knowledge
Sophia would insist
You must eat of this

Original Sin?
No I don’t think so.
Original Sinsuality
Original Sin?
No it should be
Original Sinsuality
Original Sin?
No I don’t think so.
Original Sinsuality

Yaldaboath
Saklas
I’m calling you
Samael
You are not alone
I say
You are not alone
In your Darkness
You are not alone
Baby
You are not alone

Tardes de desempleo

Martes, Enero 9, 2007

Nos encontramos frente a la Lehmann, como de costumbre, ninguno llego a tiempo. Adentro estaba él, revisando la sección de sociología, ojeando manuales de Mc Graw Hill. Nos saludos e inmediatamente nos dimos cuenta que la sección de ciencias políticas es mejor. Ojeábamos algún libro de imágenes de Rafael Ángel Calderón en búsqueda de fotos del pacto Figueres-Calderón cuando llegó ella. En sus manos Mrs Dalloway y un bolso. Entre libros y cosas que no íbamos a comprar, como es costumbre, nos fuimos. En realidad es una despedida de soltero poco usual, como suelen ser nuestros esporádicos encuentros. Caminamos varias cuadras al norte, hasta la esquina donde se esconde una panadería y café Colombiano. Una “dona”, una empanada de coco, dos cafés, un té y un pan de canela. Un poco de azúcar y calorías para nuestras malas figuras.

Una gran ventana deja ver a la policía, descansando en la esquina compartiendo mensajes por celular. Adentro nos une la cultura popular del chisme, siempre antes de cualquier bocado. Fulano consiguió un trabajo de setecientos mil al mes, y todos nos preguntamos ¡como lo hizo! Fulana lleva quince años yendo con la psicoanalista, y aunque su inconciente sigue igual, consiguió una buena relación de dependencia, ¿para que sirve el psicoanálisis?

Como él se va casar, seleccionamos una serie de frases que podremos decir en menos de un mes, “te lo dijimos”, “usted ya sabía”.

Al final ni Bratt ni Angelina estuvieron en esa panadería, salados ellos, hacen la trenza de canela más deliciosa que he probado. La señora carga veintiséis años del temido anillo, así que él salio con muchos buenos deseos.

Caminamos hasta el Libro Azul. Adentro aguardan muchos manuales de economía política de la URSS que no se han vendido en los últimos veinte años, TV novelas, Daniel Steel y calcomanías del Che Guevara. Pero el descubrimiento es que el baño apesta, no tiene luz, y su estrechez hace imposible bajar la cadena con el pie. Caminamos entre barberías, pulperías, cerrajerías y llegamos al Erial. De todas las guías de viaje no hay ninguna que me sirva.

En ruta llegamos a La soledad, no la nuestra, la Iglesia donde San Pancracio espera por devotas candelas que iluminan en su honor. Ella le prendió cinco velitas, él tres rojas, yo tres blancas. Como todos los años, le pedimos fervientemente un buen trabajo

La (i)realidad costarricense

Viernes, Enero 5, 2007

Con gracia y garbo El Financiero describe como el selecto grupo de tiquillos que ha encontrado el éxito en la pujante, creciente y desigual economía costarricense de los últimos años, gasta sus billetes en lujos y delicatessen. Para cerrar, con confidencialidad, algunos privilegiados revelan las extravagantes formas de gastar ese dinero que estorba cuando se derrama de los bolsillos.

No hay novedad en la noticia, pero no quería pasar por alto la oportunidad de advertir sobre el rumbo de la globalizada Costa Rica. Dicen que podemos vivir con un grupillo de riquillos en tanto el resto de nosotros tengamos algo para sobrevivir. Se equivocan, lo que hacía de este país una “Suiza”, se está convirtiendo en una trampa de la inquietante irrealidad.