Cajas

Julio 2, 2008

No es que he abandonado este lugar, es que paso poco tiempo en casa. Paso las noches y alguna parte de la mañana. El fin de semana revuelco todo, limpio el polvo de los carros, los restos de galletas, las latas de Pepsi Light, boto las bolsas de té. Eso si nadie nunca entra a mi casa.

Un domingo tuve la dicha de botar cuanta basura tenía guardada de la universidad. Que risa, en algún momento pensé que volvería a leer fotocopias, las tuve como por cuatro años. Pero no. Tenía como 15 cajas. Caja para antologías, caja para exámenes, caja para copias, (pobres árboles). No era conciente de la costumbre de poner las cosas en cajas. Hasta que alguien preguntó algo el viernes. No cualquier cosa, pero la pregunta del millón. No sabía que decir: “Pase usted y revisa mi casa, ahí está todo en cajas, puestas en un lugar donde no estorben, en un rincón.” Tal vez eventualmente algo se puede hacer. Esas cosillas que a veces no se pueden ni ver, pero tampoco se pueden dejar ir, quedan guardadas.

2 respuestas

  1. Caro dice:

    el otro día me encontré un archivador lleno de fotocopias… somos de la época pre-internet… definitivamente

  2. Jen® dice:

    yo también acumulo cantidades absurdas de cosas que no me servirán para absolutamente nada en el futuro. saluditos!

Escriba su comentario