Palabras al viento

Noviembre 25, 2006

La medida adoptada por el Partido Liberación Nacional para añadir cláusulas interpretativas en puntos críticos o fundamentales del TLC que aparecen como oscuros o ambiguos son palabras al viento. Esa idea queda después de leer las declaraciones que hicieron las diputadas Mayi Antillón y Janina del Vecchio al Semanario Universidad, sobre este asunto.

La diputada del Vecchio afirmó textualmente:

“las cláusulas en ningún momento se les puede dar un valor jurídico, porque lo único que cuenta es el texto del tratado”.

Las cláusulas al final no tendrán ningún peso ni valor jurídico, es decir, lo mismo da rezar el rosario u ofrecerle una promesa a la virgencita de los Ángeles, que haber aprobado una cláusula como: “El Tratado no modifica ni elimina en ninguna medida el ordenamiento procesal laboral, ni el procedimiento administrativo ante el Ministerio de Trabajo, para presentar reclamos, ni los mecanismos de impugnación ante la OIT”.

Falta de seriedad y de voluntad. La diputada Antillón dijo que si el tratado admitiera reservas sería diferente, “porque una reserva sí le da valor a una interpretación o a una salvedad”. Pero ninguno de los países firmantes, con excepción de EEUU, tiene la potestad de hacer reservas. Si fuera el caso de convertir en reservas las cláusulas interpretativas los demás países tendrían que estar de acuerdo y aceptar lo que proponga Costa Rica.

Entonces, todo resulta ser un vacilón. Encomendarse al Señor puede a la larga favorecernos más que todas las palabras, el tiempo, dinero, y recurso humano que dedica la Comisión de Asuntos Internacionales. Nada de lo que interpreten debe legalmente ser respetado. ¿ Nos están agarrando de monos ?.

2 respuestas

  1. iYorch dice:

    Me encomendaré al señor ;)

  2. Alito dice:

    muy inetresante, y a mi parecer es algo ilogico, si publican clausulas, estas deberian tener valor juridico y ser aplicadas a como de lugar! o por lo menos ser vinculantes!

    saludos ! es alito.. te agregue en mi blog!

Escriba su comentario